jueves, 29 de enero de 2009

CHONGO 6

"Pero, será posible, me cago en mi hijo mongo y la reconcha de la lora!". Así decía Chongo cuando de la espesa humareda surgió una forma celestial, redonda, con anillos, collares, y un turbante en la cabeza. "soy el genio del capó" dijo, "y estoy aquí para que me concedas tres deseos".
Chongo observó estupefacto la figura que se elev...erguía frente a él, y lo observaba con sus ojos adormilados, de mirada profunda, como la vaca. Parecía masticar algo, y una sustancia verdosa le colgaba de las comisuras de la boca. "perdoname, estaba comiendo espinaca" aclaró, cuando la observación se hizo evidente. "Quiero muchas cosas, a saber: un turbante nuevo, una sunga para la playa, un capó nuevo, dentadura postiza porque ya me duelen las encías de masticar espinaca, uuuuunnn... árbol de helados, y otras cosas.... no sé bien qué pedir, pero dame, dámelo, vamo..."
"Andá a laburar!!!" gritó imperativamente Chongo, cuándo empezó a sentir que el tono del genio se hacía más y más mmmmmmprepotente . Y entró a caminar rápido, dejando la puerta abierta del auto y todo, como en las películas.
El genio caminó apresurado trás él, acercándose más y más "pera, loco, pera un poco", se le puso al lado, y pasó el brazo sobre su hombro "pera un poquito" le susurró al oído "seguí caminando tranquilito y quedate piola que te dejo con más agujeros que un colador... con mi cuchillo, que tengo acá en el bolsillo de mis pantalones orientales de genio", y movió un objeto puntiagudo que asomaba la punta desde dentro de la tela. "ves??" "y despues te cojo, con mi pija negra y venosa de genio. Caminá tranquilito.". "¿A dónde vamos?" susurró Chongo con sumisión y vos aguda de nenita "al banco, no, laburas por aca vos??" "ppno..." "No me mientas, q te voy a matar...." "si, perdón, no quería, si, acá cerquita nomás, doblando en la esquina acá" "

martes, 27 de enero de 2009

CHONGO 5

Así terminó un día más en la vida de Chongo. Si alguien le hubiera preguntado, él hubiera dicho que era un hombre feliz, pero en lo particular, nunca era feliz. La nariz le picaba constantemente, y le ardían los ojos y le picaba el culo, todo el tiempo. A la noche, daba vueltas en la cama tratando de conciliar el sueño, pero rara vez lo lograba. Dormía dos o tres horas, a veces menos en verano, cuando hacía mucho calor. Para Chongo, la verdad que era todo una reverenda mierda.

A la mañana siguiente se levantó a las cinco para hacerse el desayuno. Tambaleándose todavía dormido, sacó un gato muerto del freezer para darle de comer a Miquei maus , la mascota de la familia, que era un rat, no, un un loro, una cacatuba. La cacatuba le agradeció diciendo "prrr prrrr, pgrrrraciasssss prrrrr papaprrrr chongoooooprrrr".¨Chongo respondió "de nada, miquei maus, yo te quiero mucho, si si si, cacatuba", le beso las orejas, tirándole la cola para que grite "prrr prrrr prrrrr!!!!!", sacudiéndo las alas. Y salió para el trabajo así nomás, llevándose los restos del gato muerto para calentarlo en el microondas y comerlo en la oficina.

Estaba ya a pocas cuadras, cuando el auto último modelo empezó a hacer sonidos extraños "plac, puc, tic, tan, cacatuba". "A la madona!" exclamó, y se detuvo. Bajó cerrando la puerta con indignación, pensando para sus adentros "la puta madre que lo pario...", y vió que salía un humo negro de capo´.

lunes, 26 de enero de 2009

CHONGO 4

El resto de la cena transcurrió sin sobresaltos. Chonguito se babeó sobre la comida, como siempre, y se metió los dedos en la garganta para vomitar sobre el postre, a modo de chiste. Todos rieron y aplaudieron su ingenio, pero dieron por terminada la comida. Sólo Chongo comió un par de cucharadas más, porque le gustaba el amarguito de la bilis, por eso tomaba agua tónica.
Antes de acostarse, Chongo le pidió a su familia que cumpliera con sus obligaciones, porque ya estaba cansado, y sino iba a tener que ir aaaa y matarlos. Especialmente a vos Choguita, dijo. "Ya estoy podrido de tu bondad, dejá de hacerte la... eh? porque... ya sabés, te mato, y te saco lo ojos con un tenedor."

Como Chongo era un señor importante, tenía una cama de cuatro plazas y media, así que no tenía necesidad de contacto físico con su esposa, salvo cuando se le paraba el pito. Pero esa noche no, estaba agotado de su día en la oficina en el piso 87, y demirar toooooooodo hasta el río y un pedacito de Canadá, y de manejar su auto último modelo, y de escuchar música en su celular con mp3.

jueves, 22 de enero de 2009

CHONGO 3

Los 4 se sentaron en la mesa. Chonguito habló un rato largo, de cómo en la escuela le habían dicho que comer arena hacía mal a la panza, y que los chicos de 19 años ya tienen que poder hacer pis por sí solos. Chonguita suspiró: "pobre hermano, pobre chonguito...". "Callate, vos!" la reprendió su padre con autoridad "No te compadezcas de él! si tuvieras la mitad del cerebro que tu hermano, habrías empezado a comer arena hace años!", golpéo los cubiertos contra la mesa, después el plato y el vaso, se levantó de la silla, se paró en la mesa, saltó sobre las bananas, "OH!" exclamó, y volvió a sentarse.

jueves, 15 de enero de 2009

CHONGO 2

Su casa estaba ubicada en el barrio más top de Villa Concheto Puto. Un opulento chale´de de de tres pisos, con una chimenea que daba al baño, y varias bañaderas en cada uno de los largos corredores. Allí pasaban la mayor parte del día los cuatro, bañándose juntos y jugando con sus partes nobles.

Una tarde, Chongo llegó más temprano a casa. Abrió la puerta, agobiado por el calor de la calle y saludó a Chonga. Chonguito y Chonguita corrieron a abrazarlo, y se le treparon por las piernas, como gatos. Chongo exclamó: "¡Chonguito! ¡Chonguita! Hola! Cuidado, che! Que me estan arañando los piernas!", así que ellos agarraron y bajaron y y y se fueron al cuar, al baño, a jugar.
Los padres se besuquearon en la boca un rato largo, y empezaron juntos a cocinar. Bananas al horno con berenjena, la especialidad de Chonga. Mientras ella rallaba las bananas con un cortaplumas, él preparaba las berenjenas en el tostador.

Continuara.........?

martes, 13 de enero de 2009

Para esto era!

Estaba medio dormido el otro día, todavía en Cosquin, con mucha gente hablando alrededor. Sol me pregunta "¿no vas a escribir nada en tu blog?" y yo le contesto, casi sin pensar (y por ende, la pura verdad) "el mundo no necesito otro pelotudo que escriba gansadas", y sí, tenía razón.
Pero ahora mismo, ya en Buenos Aires, día nublado, 10:25 de la mañana, haciendo tiempo entre clase y clase, calor, sueño, especie de tristeza de la quietud veraniega, del calor que se desprende del asfalto, de la soledad de amigos de vacaciones y de una ciudad atestada de extraños, me sigue pareciendo que el mundo no lo necesita, pero no me importa.
Así que me parece que voy a empezar a contar un cuentito improvisado, en episodios, para escaparme un poco de la realidad en éstas mañanas de verano. Vamos a ver, no sé... capaz empiezo el jueves... tengo que escribir la monografía, pero ponele que reparto el tiempo... vamuaver. Ay, me da culpa... pero para la monografía ya no tengo tiempo, en 10 me tengo que ir... ma si, yo empiezo...

Se va a llamar: CHONGO: EL HOMBRE AL QUE EL MUNDO LE PARECÍA FEO, y dice así:

Chongo era un señor importante, un gran empresario, de esos que trabajan en torres altas en Puerto Madero. Desde su oficina en el piso 87 se veía toooooooooodo hasta el río, y hasta un pedacito de Canada, cuando el cielo estaba limpio y despejado. Estaba casado con Chonga, el amor de su vida, ama de casa por elección, y tenía dos hermosos hijos: Chonguito, que era mogólico, y Chonguita, que era buena, pobre.
Como todo señor importante, Chongo tenía su auto último modelo, y su celular con mp3.

CONTINUARÁ.... ?

sábado, 3 de enero de 2009

3 30 de la mañana

Si, yo, el q se duerme a los 20 minutos de la película que empieza a las 11 de la noche, estoy clavado en la cama con los ojos colorados, sin técnica de respiración que me haga conciliar el sueño. La araña esa que vi a la mañana? esa, siento que me camina por las piernas cuando estoy a punto de dormirme. Y pienso en bichos y alimanias, y en técnicas de pa kua zhang, y en cosas que tengo que hacer cuando vuelva a Baires, y apreto fuerte fuerte la mándibula, horrible. Q loco cómo las vacaciones me trastornan el sueño.
Estuve muchas horas tratando de sacar "Alfonsina y el mar" en la guitarra, y ahora me resuena en la cabeza con acordes torpes de dedos que todavía no saben bien. Fastidio. Nadie se conecta. Q hago? Me voy a caminar? Y a dónde mierda, si estoy como a 5 km de la civilización!! Y los mosquitos me picaron las piernas!!!!! Hijos de puta!!!!

a ver cuanto dura esto

Yo pensaba que estaba re bueno esto de tener un blog, me llenaron la cabeza. Un día tiro, no me acuerdo bien por qué "cosas que pienso, y otras pelotudeces", y nomás ahí me dicen "q buen nombre para un blog!", y agarro y me cebo y agarro y me abro uno y agarrame la p...
Pero qué carajo se supone que uno hace con un blog, creo que todavía no lo entiendo bien. ¿Qué mierda es esto, como un diario abierto, qué qué qué carajo es? Y de pronto me encuentro pensando qué sería interesante poner, y se me ocurren las boludces más diversas, pero francamente me embola escribirlas, casi tanto como sé que a alguien le embolaría leerlas. (¡¡¡una araña!!! inmensa!!! ). Así que no sé qué va a ser de éste espacio en la memoria de vaya a saber que maquinota que guarda todas éstas cosas en la internet. Me hace sentir mejor saber que no entra ni mongo acá, me da como una sensación de libertad que es sumamente pelotuda, porque para eso escribo en un cuaderno y lo tiro a la basura. Pero bueno, creo que la verdad es que me gusta apretar las teclitas. Me siento importante.