jueves, 26 de febrero de 2009

mi mouse tiembla

El mouse de la compu 4 de este cyber hace que la flechita tiemble, como si estuviera poseída, no se por qué. Como no me acordaba que la última vez que me pasó había sido aca, tuve un poco de miedo de ser yo que temblaba. Pero no, es el mouse...no!!! la flechita!! porque cuando suelto el mouse para escribir se mueve lo mismo. Parece que trata de decir algo, como en esa película Ghost. O como Terminator, capaz está tomando conciencia de su existencia. Q mierda es esto, la puta madre que lo pario??!!!! Alguien q entienda me puede explicar?

lunes, 23 de febrero de 2009

Anécdotas 1

Resulta que la mamá de Chongo sufría de una hernia umbilical, y tenía el ombligo para afuera. Cuando se embarazó de él, hace 40 años, la barriga le creció tanto que salió disparado para afuera como un corcho, POP!, expulsado por la presión del líquido amniótico que fluyó como champagne en año nuevo.

El pupo fue a dar justo en el ojo de su marido, desde ese día tuerto por el resto de su vida. AHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHHHHHHH gritó él. Años más tarde cobraría venganza cortándole la nariz con un tramontina, mientras dormía.

viernes, 20 de febrero de 2009

Apéndice

Me preguntaron a quién le empezaron a morder las pantorrillas. Bueno, es un final abierto. Piénsenlon.

lunes, 16 de febrero de 2009

CHONGO 9

Una hora más tarde llegaron a la casa de Chongo. Genio violó a su mujer y a sus dos hijos, y le vació la casa. Se llevó todo, hasta las cacerolas y las cubeteras. "Te dejo los naipes, para que jueguen al chin chon" dijo, pero les sacó los ases y los comodines sin que se dieran cuenta, y se fué. Así quedaron concedidos sus tres deseos: tener la plata del trabajo de Chongo, llevarse los muebles de su casa, y tener sexo con su familia.

Chongo y su familia pasaron horas sentados en el suelo, jugando inutilmente al chin chon, pero nadie podía cortar, porque todos buscaban juegos con ases, y Chonguito quería juntar cuatro comodines. Al final, los chicos le empezaron a morder las pantorrillas.


FIN

miércoles, 11 de febrero de 2009

........

.........................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................

sábado, 7 de febrero de 2009

CHONGO 8

Tirano observó el extraño semblante del hombre parado junto a Chongo, y frunció el ceño. Miró detenidamente su extraño atuendo, su mirada adusta, sus pantalones orientales.
"Tirano Fachista, gerente", se presentó, estrechando la mano del genio. "Genio Capoísta, trabajador independiente", respndió aquel, frunciendo aún más el ceño. Y así permanecieron durante varios minutos, contrayendo cada vez más los músculos de sus rostros, apretando cada vez más fuerte sus manos, en un extraño despliegue de virilidad. Los dos empezaron a sudar. Chongo aguardaba, espectante, la mandíbula floja, la boca semiabierta. "No.... puedo......" balbuceóTirano. Se oyó un crujido. Uno de los dos se había rajado una flatulencia. "AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHH!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!" gritó Genio, aplicándole una toma de Judo, derribándolo contra un escritorio, al otro extremo del vestíbulo. "Si!!!" exclamó Chongo, que odiaba a su jefe desde el primer día, porque le irritaba su bondad y sus manifestaciones de amor, y chocó los cinco con Genio. "Ahora vamos a tu casa, que se la quiero dar a tu mujer", dijo éste, y de nuevo la desdicha apareció en el corazón de Chongo.

lunes, 2 de febrero de 2009

CHONGO 7

Así caminaron juntos hasta la entrada del edificio... importante. Nadié sospechó, pensaron que era una pareja gay, porque el genio del capó le susurraba cosas al oído, y a veces le palmeaba los glúteos, solamente para ostentar su poder.

El jefe de Chongo, el SR. Tirano Fachista, era un señor de edad avanzada, calvo. Una persona muy noble, comprensiva, y generosa. Al ver a Chongo entrando al edificio, se acercó "¡Chongo! ¡Chongo! Pero!" Exclamó al ver que lo eludían sistemáticamente "Pero!" .

"Decile que te de toda la plata" le ordenó el genio. "Sr Fachista, me daría usted toda la plata por favor?". Tirano lo observó con con la cabeza inclinada y las manos en la cintura "Chongoooooooo....." Dijo "¿Buenas días no? ¿un beso no?". El genio miró a Chongo largamente, con desconfianza. Después lo soltó y lo empujó a los brazos de Tirano, que esperaban abiertos. Se abrazaron y besaron en la boca, apasionadamente. Después el jefe le susurró al oído, bajo y suave "buenos días choooooongooooo" . Y, sin dejar de abrazarlo, colocó cuidadosamente una pila de billetes de cien, mil, y un millón de pesos en el bolsillo trasero de su pantalón. "lo que quieras, aaaaaaaahhhhhhhhhh.... lo quieras mi papichulo"