jueves, 18 de junio de 2009

Brunito Mentolado

Antes de ayer Sol le dió un pedacito de esos plastiquitos de menta para el aliento a Bruno Diaz, el gato, no el super héroe. Saben cuales?? Esos que son como laminitas rectangulares que parecen como de folio, pero se deshacen cuando te los metes en la boca, y se supone que te dan rico aliento. Esos. Bueno, el gato se reusaba y ella lo obligó, como un violador obligaría a una colegiala a que le chupe bien la pija, así. Corría la boquita pero ella insistía, obsesionada y... excitada, creo.
Yo no ví cuando lo hacía, claro, no se lo hubiera permitido. Pero lo ví pasar corriendo con espuma en la boca, salivando y haciendo ruiditos raros con la lengua. Era muy gracioso, porque no se le ocurría tomar agua. Corría y pegaba saltitos el pelotudo. Es un genio Bruno Diaz.

miércoles, 17 de junio de 2009

SOL

Te amo.

martes, 16 de junio de 2009

LA VIDA ES UN WONDER BOY

A veces pienso que la vida es como el wonder boy. Las frutitas son lo que uno va cobrando en el mes. Podés dejar algunas sin comer, pero se te va el tiempo y capaz no terminás el nivel que se te acaba y te saca una vida. Es como que te quedaste sin plata y tenés que pedir prestado, o algo así... eso es perder una vida. Es horrible. Por suerte hace mucho que no me pasa. El problema es que a mi no me gusta mucho eso de comer las frutitas, me gusta jugar, ir pasando niveles a las chapas. Hay algunos que conocen trucos para agarrar muchas, o vidas infinitas en el mario bros. Salen y entran al mismo nivel muchas veces para agarrar vidas nomás. Y su único objetivo es tener más y más. Son los capitalistas extremos, perdidos en el materialismo. A mi no me gusta agarrar las frutitas, o cobrar en la vida. Me gusta, capaz, algunas cosas que se hacen con el dinero. Como comprar la comida. O sea, el tiempo que te da la frutita, pero no la frutita. Pero hay que saber jugar muy bien para pasar el nivel sin agarrar ninguna, hay que ser muy rápido. Y yo pierdo siempre en el nivel del agua, que creo que es el segundo. Así que estoy tratando de aprender a agarrar las frutitas de la vida, para no llegar con el tiempo tan justo a fin de mes... pero me re aburre pensar en las frutitas. Las frutitas son una mierda. Métanse las manzanitas y bananas bien en el orto, a ver si les gusta.

jueves, 11 de junio de 2009

SE ME CAYÓ UNA BERRUGA!!!!!!!!!

Yo no sabía que podía pasar, pero hace un par de noches ví que una berruguita que tenía en el hombro desde hace unos años, se puso colorada, como si me la hubiera enganchado con algo. A la mañana siguiente me saqué la ropa para bañarme y ahí estaba... medio ennegrecida, marchita, como deprimida... me parece que se le cortó la irrigación o algo así. Agarré y le di rosca, un par de vueltas hasta q zas! se salió nomás!!! Me enajené, me agarró como una exaltación, no sabía que hacer. La busqué en el piso pero no, ya la había perdido. Dónde estarás, primogénito perdido??!! Siempré tendrás un lugar en mi corazón... pero que fiero que eras, viejo, eso si. Más fiero que la mierda.

jueves, 4 de junio de 2009

En vista de que sí leen....

Bueno bueno!!! Q sorpresa!! Los amigos leen! Y justo hoy estoy al pedo un rato, y me siento un poco con la responsabilidad de escribir algo para los pibes. Así que voy a improvisar un cuento corto, porque no tengo nada interesante para contar. Ah! Si! Ayer creé un apéndice para la expresión "la vida es larga y dura, chupame la vida", y dice así: "la vida es larga, dura, y tarde o temprano acaba. Como la pija". Espero que con el correr del tiempo la expresión siga creciendo, hasta que pueda escribirse un libro acerca de las analogías entre la vida y la pija.

Bien, el cuento de hoy se va a llamar... "LA NIÑA FEROZ". Va a ser cortito, así lo leen entero.

LA NIÑA FEROZ

Tina era una niña pequeña, del tamaño de un ratón, pero más fea. En la escuela sus compañeritos la cargaban, no tanto por ser chiquita, sino más que nada porque era narigona, orejona y dientuda. Le tiraban del pelo, la empujaban, la pateaban, la escupían, le tiraban alcohol y la prendían fuego.
Un buen día, Tina, cansada ya de sus abusos y de las quemaduras de tercer grado, que le dejaban ampollas que se infectaban una y otra vez, decidió vengarse.
A la salida de la escuela, fue salticando a la armería más cercana. Compró un revolver calibre 36 y varias municiones, un cuchillo de carnicero, un pasamontañas, soga, y volvió corriendo a su casa. Le dio las cosas a su papá, que era un violador serial, y buscó las bombitas de agua que guardaba en su cajón.
A la mañana siguiente, cuando los chicos estaban por entrar al colegio... PAW!!! Una bombucha justo en la cabeza! ZAS! a otro en la barriga, BUM! A otro en la espalda. Los niños empapados la miraron con indignación. Tina reía, perdida ya en su negra venganza. "Que pelotuda que sos, enana petera" refunfuñaron sus víctimas, que nunca, nunca, nunca más la volvieron a molestar. FIN

lunes, 1 de junio de 2009

ahora sí nadie lee!! jeje!

Bueno, ahora sí hace mucho rato que no escribo y nadie debe estar leyendo...

Y si sí estas leyendo es un poco triste. Comprate un libro. Igual gracias por entrar, sos re copado. Ya un día voy a escribir algo de en serio, vas a ver.