miércoles, 28 de octubre de 2009

mamá

Me contaron hace poco que algunos viejitos muy viejitos, cuando se les acerca la muerte, empiezan a llamar a su mamá. Tristísimo.

jueves, 22 de octubre de 2009

las palabras

Cada vez las palabras que digo me expresan menos, y sobran sobran. Cada vez menos palabras, cada vez sobran más. Cuando terminan de salir, pienso que hubiera sido mejor no decir nada, que sobro sobro.
Las palabras que me dicen sobran sobran. Algunas no, muy pocas. Algunas sí, me penetran, se me meten, me golpean, me despiertan, me hieren, me alegran. Cada vez menos. Con el uso, van perdiendo sabor. Se me acostumbra el paladar. Que inventen palabras nuevas, o ya no hablemos más. Ya no quiero hablar más. Cada vez más, sobro. Sobro, sobro.

sábado, 17 de octubre de 2009

Solcin

Sol a veces lo mira a brunito, el gato, no el alter ego del super héroe, se concentra y dice "es un animalito que vive con nosotros". Como que le gusta darse cuenta que es como de la familia del tigre, pero que está ahí en casa. Yo la re entiendo. Es muy gracioso, pero hay que estar ahí.

martes, 6 de octubre de 2009

Gualeguay!!!

Fue el cumple de mi nona, en Gualeguay, 90 la vieja. Alta partusa. Q bueno encontrarse de pronto con toda esa gente, más de 100, toda con tu sangre, y tomar, y morfar, y bailar toda la noche mal, pésimo, cagándonos de risa de alegría, de alcohol y de nervios, porque no nos conocemos tanto, pero es como si sí.
Veo a mis tíos tan viejos, ya con poco ánimo, y a mis primos tan grandes, ya tomando el lugar. Me da un no sé que ver a los gurises tan grandes. Pasa un año y me cuesta reconocerlos. Se ríen, corren, saltan, juegan conmigo porque un poquito se acuerdan de mí, y no les importa demasiado mientras juegue con ellos. No puedo evitar pensar que en un par de años, un parpadeo, van a ser adultos. Carla ya casi, tiene 16, y parece que fue ayer cuando nació.

Hubo una magia en bailar con mi hermana, con mi vieja, con mis tías, con mis primas, con otras que no sé quienes eran, seguramente más primas. Una masa. Mis primas están todas buenas. Ah, y pisé a un pibe en mi despliegue de baile descontrolado. Era una danza bella, pero mortal. El pibe salió corriendo llorando, fue horrible. A eso se refería el patovica cuando se acercó a Kevin y le dijo: "me parece que estás bailando demasiado fuerte". Sí se puede bailar demasiado fuerte, kev. Después de eso, ya me daba demasiada verguenza (no encuentro los puntitos para la u) seguir bailando, así que me fui... aparte ya había "bailado" el "tango" con la nona, y por poco le rompo la cadera. Me cagaba a pedos al oído. Igual puse mucha actitud para la foto, así que la posteridad va a pensar que fui un groso del tango, aunque la vieja me susurrara "no, juan, así no, llevame vos... bue! bue!". Se sacó. Ese fue el final de la noche. Lindo, lindo, todo muy lindo. Pero me perdí el encuentro de la pa kua, la puta madre que lo parió, no podían hacer el cumpleaños otro día!!!!!