jueves, 30 de septiembre de 2010

listo

Opinaba Lao Tse

"Demasiado deseo entristece el corazón."


"Buscando la satisfacción quedas confuso."

..."acepta y serás completo",

"Una vez completo, el Mundo es tu hogar. "

Yo le diría "Sabés una cosa? Tenés razón, loco. A veces te divagás, pero en ésto tenés razón". Pero no se lo puedo decir a él, porque está muerto. Nosotros también vamos a estar muertos. Tooooooooooooooodos muertos. JAJAJAJAJA!! No, mentira!! Eso de la muerte es todo un mito. Si sos buen tipo no te pasa nada.

lunes, 27 de septiembre de 2010

los pelados

Después de mucho pensarlo, llegué a la conclusión de que cuando la gente en general, y las mujeres en particular, dicen de sí mismas o de otras personas que "están más lindas, o están más feas", se refieren pura y exclusivamente al pelo. A menos que el sujeto en cuestión haya sufrido algún tipo de deformación o cirugía, lo único que uno puede variar es el pelo. ¿Qué va a variar si no? La gente se mira en los reflejos de las ventanas en la calle, de las puertas del subte, y se arregla el mechoncito como si eso pudiera hacer alguna diferencia. Claro, uno se vio tantas veces, que esa pequeña variación le parece muy notable. Pero no. Para los demás, si sos feo, vas a seguir siendo feo, y si sos lindo, vas a seguir siendo lindo. Con graaaaandes cambios en el pelo, capaz uno puede llegar a pensar que alguien que era lindo, pasó a ser feo. Pero al revés no. Ningún feo va a ser más lindo por cambiarse nada en el pelo.

Los pelados ya están. Están entregados, jugados. No se pueden engañar creyendo que van a ser más lindos por arreglarse el jopo. Nadie puede decir que estás más lindo o estás más feo si sos pelado. Los pelados tienen la papa, van camino a la iluminación. Ya no se distraen con boludeces. No todos se dan cuenta igual.

Alguien hágale entender estas cosas a Sol por favor, que tiene la ilusión de que voy a ser más lindo con el pelo corto. Pobrecita, no entiende.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

viernes, 17 de septiembre de 2010

genio

Dice el sr Raul Tarufeti:

"...le hacían hacer gárgaras con vinagre. Y un día ella se atragantó, escupió el vinagre, y el vinagre tenía nafta. Porque ahí nomás había un cigarrillo encendido, y a la mierda, casi incendia todo el lugar, porque el vinagre tenía nafta"

"...ella es manicura. Hace poco le arregló las uñas a un alto dirigente político. El tipo tenía una uña encarnada... y pegó un grito el tipo cuando le toco allí... y ella "bueno, perdóneme!". "No, perdóneme las pelotas. Usted me ha... herido... en la uña encarnada. Y ahí nomás le quiso meter el dedo en la vagina a ella. Así se cura. Metiéndole el dedo en la cachufleta se cura de inmediato, dijo el tipo"

viernes, 3 de septiembre de 2010

let go

Cada mudanza es como un filtro de porquerías, cada vez más fino. Ésta, la décimo tercera o décimo cuarta, no estoy seguro, deja poco ya. Vuelan las cositas, los papeles, los vhs que nunca miro, vuelan los libros, sino todos, la enorme mayoría, vuela todo. Que lo use otro, yo ya lo usé. La nostalgia pesa cada vez menos, se despega, como exorcizado, el recuerdo, del objeto. Cuando miro de nuevo, es solamente un objeto. Así, con casi todo. La mochila que me llevo es cada vez más liviana, en todos los sentidos. Necesito, de verdad, muy poco.

Tengo, de todas maneras, dos o tres cosas que no puedo tirar. No objetos, no, pero sí cosas que ya no uso. Traté más de una vez, pero no pude, no entiendo bien por qué. Están ahí, juntando polvo en la oscuridad. Cada tanto las miro, les busco algún tipo de uso, ya que están, pero no, hasta ahora no pude usarlas de nuevo para nada. Las dejo, por ahora, guardadas ahí, donde no molesten mucho. No podría decir que no sirven para nada, todavía tengo mis dudas. Serias dudas.