martes, 28 de diciembre de 2010

Insight

Hoy, recién, me descubrí mala persona. Mala persona de verdad, para cualquiera. Yo que me creía tan bueno.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Los pibes

Es domingo al mediodía, y el subte tarda mucho en pasar. Lo espero como 20 minutos en la estación. Cuando llega, ya somos una banda acumulados, así que viajo parado, pegado a la puerta. Cerca de Dorrego siento que algo se me apoya en la cadera. Miro, es un chico de unos siete años, que descansa la cabeza sobre mí, roñoso, y con la ropita rota. Me corro y lo miro. "¿Bajas?" le pregunto, porque estoy justo adelante, bloqueando la puerta. "¿Cuál es la estación del Abasto?" me responde, "Carlos Gardel, faltan tres todavía". Igual lo dejo pasar adelante mio, más cerca de la puerta. Al lado aparece otro, de la misma edad. Mientras el subte marcha, se trepan de los fierros, se mueven, hinchan las pelotas como cualquier pibe sin un adulto que lo censure.
En eso uno de los dos se corre para el otro lado de la puerta, y el segundo lo sigue. "Eh, qué me seguís a todos lados?" dice el primero, "Yo estaba acá antes", replica el otro, pero se le nota en la voz que no, que en realidad quiere estar con él, no sé por qué, porque lo quiere, porque es su amigo. "Correte", insiste el primero, y el otro se va, un poquito herido. De yapa, el primero le pone dos patadas en la cadera, como para marcarle distancia. Es gratuito, absolutamente innecesario, el otro ya se había corrido. Yo miro atento, un poco preparándome para separarlos si la cosa se pone violenta. Pero el agredido no responde. Sin decir nada deja caer un guante lleno de monedas, y las estampitas que llevaba en la mano. Así nomas, se va, con el corazón roto, con el llanto atragantado, y se pierde entre la multitud del vagón. El primero lo observa alejarse, claramente arrepentido. También es evidente que no quiso herirlo, que lo hizo porque es chico, porque no siempre sabe por qué hace las cosas. Pero es orgulloso, y no dice nada. Lentamente levanta el guante y las estampitas. Deja dos tiradas, no le importa. Yo las levanto y se las doy. Estoy a punto de decirle algo, pero no me sale. La lección es tan clara, que explicarla me resulta grosero. Así que lo miro viajar en silencio, observando a través del vidrio. Su soledad es densa, invade todo el vagón.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

reelección

Que bueno cuando uno puede volver a elegir. Así, con todas las opciones posibles habidas y por haber, despues de más de 11 años, sigo eligiendo lo mismo. Capaz en otro lado, con otra gente, pero lo mismo. De la duda no queda ni rastro. A mi me gustan las artes marciales.

martes, 7 de diciembre de 2010

Y Muay Thai??

Eh?? Y muay thai ahí en el microcentro??! Me re conviene...

miércoles, 1 de diciembre de 2010

FALLADO

Otra de estas pelotudeces, pensaba que vine fallado, porque tengo un montón de defectos y de cosas que no controlo de mi, y que me gustaría cambiar y dominar. Ahí estaba, machacándome con esto, cuando me surgió esta idea de que es alrevés. En gran parte estoy fallado porque pienso que tendría que ser de una forma, que tendría que poder hacer ciertas cosas que no puedo. O sea que en gran parte estoy fallado, porque pienso que estoy fallado. Así que voy a probar estar menos fallado dejando de pensar que tendría que poder no estar fallado. Empecemos por ahí, despues vemos como seguimos.