viernes, 6 de julio de 2012

Diferenciación

A la invitación del cigoto, responde compungidísimo, apunto de romper en llanto: "Yo ya soy hepatocito, no puedo ser otra cosa!"