domingo, 26 de agosto de 2012

1

Juguemos en el bosque, mientras el lobo no está. ¡¡¡¡¿Lobo está??!!!

...

domingo, 19 de agosto de 2012

El artefacto

La tendencia a quedar pegado es una falla del mecanismo de funcionamiento. Algunos de estos artefactos salen del taller con defectos de fabricación, o se estropean en los primeros años de uso. La imagen se repite, queda estática como una foto, y a veces vuelve para atrás y se repite de nuevo. A todo esto el aparato sigue caminando, pero la imagen no es nítida, se ve como ausente. El que mira cree que está viendo, pero no. Si presta atención se va a dar cuenta que atrasa. No puede decirse con certeza cuánto tiempo, y a veces también adelanta. En cualquiera de los dos casos, lo que puede verse no es una cosa en la que se pueda confiar, digamos que tiene una fidelidad muy empobrecida por el defecto en cuestión.

A éste primer problema se le agrega el de los mecanismos expresivos. O por el parlante, o por cualquiera de los medios eferentes que conducen la información fuera del aparato, intentan emitirse, y a veces efectivamente se emiten, mensajes de amor al destinatario equivocado, que indignado, entristecido y frustrado, y (perdón por lo que voy a decir) muy lejos de compartir ningún tipo de sentimiento remotamente similar, se ve penosamente importunado en su quehacer diario.

Tanto los mecanismos visuales como los expresivos pueden ser inactivados, y es recomendable que así se haga, en tanto las dificultades persistan. No así el sistema de engranajes defectuoso, generador, en última instancia, de dichos defectos. Los engranajes éstos son delicados, y mantienen entre sus partes un equilibrio milimétrico. Si no sabe no toque. Desenchufe un rato y dele tiempo, que capaz se arregla solo.




jueves, 16 de agosto de 2012

Batman

Batman corre cagado a palos. En la pelea lo molieron a golpes. Encima tiene fiebre, le duele el cuerpo y el pecho le silba cuando respira. Corre igual. Dos pasos atrás de él, los edificios explotan, los escombros caen rozándole los talones. Siente el calor de la explosión en su espalda, y alcanza a ver el resplandor del fuego que se acerca, y parece que se lo va a comer. Encima de todo, lleva a una viejita inconciente en brazos, no la iba a dejar ahí. Batman no sabe si va a llegar. No le importa, por eso es Batman. Y Batman sonríe, corriendo cansado, enfermo, cagado a palos, cargando a una vieja, cuando se da cuenta de que no sabe si va a llegar.

lunes, 13 de agosto de 2012

Soñé con

Un libro viejo, tachado a rayones con birome negra. Solamente una o dos palabras todavía se leían.