viernes, 20 de septiembre de 2013

Dice Fainboim

"Los linfocitos migran desde la sangre hacia los órganos linfáticos secundarios en busca de antígenos. A tal efecto, se extravasan a través de las vénulas de endotelio alto. Si no encuentran el antígeno, migran por vía eferente linfática y acceden luego a la circulación a fin de reincidir, una y otra vez, en busca de antígenos en los órganos linfáticos secundarios.

Por el contrario, los neutrófilos y monocitos presentes en la circulación se dirigen preferencialmente a los tejidos infectados para combatir el proceso infeccioso. A este fin, se extravasan a través de un endotelio plano. Independientemente de las diferencias migratorias entre linfocitos y el resto de las poblaciones leucocitarias, todos los leucocitos deben extravasarse para encontrar su destino."