jueves, 24 de octubre de 2013

La vida sigue, mucho más allá de los pronósticos y de lo planeado. Es como seguir viendo a los actores después de que se baja el telón, cuando se cambian, salen a la calle, y siguen con sus rutinas. Verlos en el baño, y yéndose a dormir. Es un mamarracho. Increíble que nadie termine la obra.  

sábado, 12 de octubre de 2013

La foto de Gualeguay siempre es igual al atardecer, se ve el cielo redondo, celeste, y las luces de las callecitas que se empiezan a encender y tiñen la ciudad de naranja se envuelven por esa redondez celeste del espacio. Se nota que Gualeguay no es infinita, como Buenos Aires. Buenos Aires es infinita. Las avenidas se extienden a lo largo, se suceden una atrás de otra, y siguen y siguen , y sobre todo son avenidas infinitamente miserables, abarrotadas de gente apurada que se amontona en veredas que no dan a basto, porque todos caminan apuradísimos para el mismo lugar, para ningún lado, para morirse rápido, para dejar de caminar apurados y tirarse en una fosa en Chacarita a descansar.

Se nota que estoy cansado. Quiero una fosa en Chacarita o un mate en Gualeguay.