lunes, 31 de octubre de 2016

Horrible esta soledad, me encanta.

La vida es una masa porque nos morimos.

La mejor familia es la que no está. No estén.

(Así, bajito)

Debieron abortarme. Soy un aborto.

Nadie se queda, se van. Yo también me iría.

Voy a insistir, voy a seguir llamando.

Nadie contesta. Es horrible, me encanta.





domingo, 9 de octubre de 2016

1) Mañana no es seguro, gracias que estamos.

2) Nunca subestimar la capacidad de alguien para hacerte  mierda.

3) Los pibes. Cuidar a los pibes que no tienen la culpa de haber caído en éste mundo de mierda.

4) Me equivoqué, Dios sí existe. No lo entiendo, pero existe. Y por algún motivo quiere que me haga médico.

5) Allá iba y acá estoy. Se cayó todo. Ya no hay por qué correr.

6) No correr más. No vale la pena.

7) Correr con la lengua afuera cuando valga la pena, a ningún lado. Saltar y caminar también.

8) El mal existe entre los hombres. Afuera no. Pero como somos hombres, hay que tomar posición.

9) Nada de lo que escribo es importante. Mañana lo cambio. No me importa.

10) Julia es lo más importante. Ella es el centro sobre el que se arma toda esta obra de teatro. Solamente es para ella. El resto me importa solo por eso.

Dice la nona

"El pan que es para uno, nadie se lo puede comer"
Ya viene otro, y me encuentro de nuevo con la sensación de otro tiempo. Pienso cada vez más que todo eso es para él, o para ella, lo que fue bueno y lo que fue malo, todo. Las risas y las nostalgias, caminar sonámbulo por Colegiales, la vergüenza de la carta de amor, y lo de mucho más atrás también. Tirar el muñeco para arriba y verlo caer en la barranca, de nuevo y de nuevo, hasta que se revienta contra el piso y lloro como un nene (era un nene). Pero también las películas de plastilina con los amigos, mogules y cocas en la esquinita de Freire, volver a casa temprano a dormir siestas de dos horas. Horas y horas de patadas al aire, de trotes nocturnos, de sábados de mejoramiento, práctica, y ades. Departamentitos pasajeros, llenos de sexo, expectativas, libertad, y fracasos. Unos cuantos fracasos más hasta que me empezó a gustar. Seguir y embocarla, y pifiarla, y embocarla. Y casarse. Y embocarla cada vez más, y no dejarse errar.  Todo eso viene de nuevo, de pronto, se mezcla, y en esa mezcla hace algo que es una sola cosa, de todos los colores. Por encima el color de los ojos de Sol, que tiñe todo y lo convierte en otra cosa, que ya no puedo definir. Otra cosa. Bueno, todo eso, que parece poco contado así, es para él, o para ella, a ver qué hace. Pobrecito/a.

(Ésto lo escribí cuando Juli estaba en la panza)

Cuando sea grande

A los ocho años decía, "cuando sea grande quiero ser escritor", pero para mis adentros quería ser Batman, obvio. O escritor de día y Batman de noche. Así, como hasta los trece años, ahí decía "quiero ser animador, hacer stop motion", pero en el fondo un poco también quería ser Batman, aunque lo veía un poco más difícil. Tuve un período entre los 14 y los 17 que quería ser Norman Bates, no entiendo todavía cómo es que se me degeneraron a tal punto los sueños. Después quise ser Batman de nuevo, como hasta los 27 o 28. Ahora digo "quiero ser médico". Pero en el fondo...

(Ésto es de hace un par de años, ni sé de cuando, estaba en un borrador)

Diferenciación

La célula huevo o cigoto, producto de la unión de los gametos masculino y femenino, es pluripotencial. Puede ser todo, piel, músculo, hueso, lo que quiera. En tanto avanzan las divisiones celulares, empiezan a reconocerse distintas zonas en el cúmulo de células que pasan a formar . Por establecerse en lugares diferentes, los distintos grupos celulares van adquiriendo característica particulares. Las de adentro serán distintas de las de afuera, nomás por estar en lugares distintos, rodeadas de cosas distintas. Así las hermanas van siguiendo caminos diferentes, se van diferenciando. Al principio sin demasiada convicción. Capaz que si agarrás a una cuando recién eligió, y le hinchas las pelotas lo suficiente, y le argumentás bien, y le decís cosas lindas, la convencés de que sea otra cosa. Pero después de cierto tiempo van "perdiendo potencialidad evolutiva" que le dicen. Ahí sí cagaste. Por más que le insistas, y le digas, y le muestres cómo es mejor ser célula muscular cardíaca, el hepatocito no va a cambiar. "Yo ya soy hepatocito, no puedo ser otra cosa.", y me parte la sola idea. "Soy hepatocito, no puedo ser otra cosa".
Andate a la mierda