jueves, 2 de febrero de 2017

Cómo es diferente?

Las lágrimas le hicieron los ojos más claros. El verde y el marrón que hacían el color del árbol, ahora no son de acá. Son colores de otro lado.

Se apagaron un poco, y como arden menos, ven más. Sin embargo también brillan más.

La tristeza le sacó la sonrisa fácil. Ya no se ríe tanto. Pero cuando sonríe...

Ahora sabe más. Conoce más. Entiende más.

Ya no confía tanto en mí. Tanto en nadie.

Puede con todo. Aunque no sepa y no quiera. Aunque no lo elija. Puede sola. Sin embargo es tan suave.



la sombra del árbol

No sé de qué material era antes, pero hace unos días que soy de papel.

Papel frágil, hoja delgada.

Altamente inflamable, flotando entre nubes rosas, muy cerca del Sol.

No veo ni para abajo ni para arriba, ni para adelante ni para atrás. 

Veo fijo, entre las nubes, el Sol. No puedo ver nada más.

Hoja frágil, delgada, inflamable.

Querría decir en blanco, pero no. Tachada a rayones con birome negra. 

Hoja tachada que quiere ser blanca. 

Que quiere escribirse de nuevo.

Que quiere que la escriban de nuevo ellas dos.